Microbiota de la piel.

Para lucir una piel espléndida es esencial protegerla frente a las agresiones externas. Una de las formas más eficaces de hacerlo es cuidar su primera defensa natural: el escudo que forma la microbiota junto con la barrera cutánea. Pero, ¿sabes qué es la microbiota y por qué es tan importante para la salud de tu piel?

¿QUÉ ES LA MICROBIOTA CUTÁNEA?

Desde que nacemos, nuestra piel está habitada por microorganismos, billones de bacterias y microbios, conocidos como microbiota o flora. Viven en la superficie cutánea y a cambio nos ayudan a desarrollar el sistema inmunológico que protege nuestra piel. También encontramos microbiota en otras partes del cuerpo como el sistema digestivo o la boca.

FUNCIONES DE LA MICROBIOTA DE LA PIEL

Una microbiota cutánea en buen estado ayuda a regular los procesos inflamatorios y a combatir el daño solar y el estrés oxidativo, contribuye a la cicatrización de tejidos, y a su vez protege contra los alérgenos y frente a patógenos externos. Esto resulta en una piel equilibrada y de aspecto saludable. Pero, ¿qué sucede cuando la microbiota se altera?

CONSECUENCIAS DE UNA MICROBIOTA DESEQUILIBRADA

La alimentación, la edad o la polución, son algunos de los factores que desequilibran la microbiota de la piel. Cuando esto ocurre la biodiversidad de microorganismos que la forman se reduce y su composición varía, por lo que algunas especies de bacterias consideradas como buenas pueden volverse dañinas o favorecer el crecimiento de aquellas consideradas como perjudiciales. Por ejemplo, cuando partículas contaminantes bloquean los poros se crean las condiciones ideales para el crecimiento de la cepa bacteriana responsable del acné.

CÓMO EQUILIBRAR LA MICROBIOTA: LOS PREBIÓTICOS

Para evitar el daño en la microbiota de la piel, y mantener su equilibrio, se han creado cosméticos con prebióticos. Los prebióticos son nutrientes que sirven como “alimento” para las bacterias beneficiosas frente a las bacterias nocivas. Estos compuestos activan la regeneración de la flora cutánea natural para que se recupere, equilibre y reproduzca más rápidamente, a la vez que reducen los microorganismos hostiles de la microbiota, lo que resulta en una piel más sana y llena de vida.



Facebook


Youtube


Whatsapp


Instagram